Juan Jiménez y Rocío Díaz: 18 de marzo

Rocío Díaz

Al cante: Juan Jiménez y Rocío Díaz

A la guitarra: Paco Vidal

Sábado 18 de marzo a las 23:00 en Café Ziryab. 20 euros.

Comprar entradas


Recibe en tu e-mail la programación de Café Ziryab y sigue disfrutando del arte flamenco:


Sobre Juan Jiménez

Juan Jiménez Cantaor

Si hablamos de Málaga pensamos en verdiales, malagueñas, jaberas o rondeñas. Muchos han sido los artistas que han cultivado estos estilos y han colocado este tipo de cantes en un lugar privilegiado, por la dificultad de su ejecución.

No son demasiados los artistas que acostumbren a incluir en sus repertorios estos estilos, por lo que para Café Ziryab es un verdadero privilegio y, también, responsabilidad, ofrecer nuestro espacio para que estos cantes tengan cabida y sean conocidos.

Para esta sesión contamos con Juan Jiménez, cantaor nacido en Cañete La Real, en la Serranía de Ronda, en el seno de una familia de grandes aficionados. Se considera admirador de Caracol, Mairena o Chocolate, entre otros, lo que nos permite entrever cuál es su concepto de flamenco. En la actualidad, es el presidente de la Peña Flamenca Paco del Pozo de Madrid.

Su forma de comprender y sentir el flamenco es siempre desde la óptica de la pureza, actitud que se deja ver en sus actuaciones, donde consigue unir la sensibilidad y personalidad de su voz con el gusto de su forma de sentir el cante.

Comprar entradas

Sobre Rocío Díaz

Os dejamos las palabras sobre Rocío Díaz del periodista, escritor y productor musical, José Manuel Gamboa.

La vida es un contratiempo”, quejaba Camarón con visceralidad. Más flemático, como inglés que era, expuso John Lennon: “La vida es aquello que te va sucediendo mientras te empeñas en hacer otros planes”. Con el ángel de la malafollá granaína resolvió Enrique Morente: “Deseando una cosa parece un mundo; / luego que se consigue, / tan sólo es humo”. Claro, que Morente habla aquí de los caprichos del ser humano, nunca de la esencia de cada cual, que es en lo que hay que ahondar para encontrarse a sí mismo.

Quien es flamenco lo es, no tiene escapatoria, y, por mucho que lo acalle, que la vida le lleve por otros derroteros, en algún momento le saldrá su vena, en forma de venate o de destello artístico. Y si es este el que surge, mucho me temo que es para quedarse y resistir.

Rocío Díaz Blanco y Negro

Conozco una cantaora que lo es, pero, sin embargo, la descubrí hace poco. Tiene talento, afición, condiciones, repertorio…, siendo joven acumula larga experiencia profesional y sabe manejarse en el escenario con soltura y desparpajo. Y, ¿entonces?, a qué tanto retraso en el encuentro.

Pues, salvando que los cruces de caminos se hayan hecho de rogar, empezaremos y terminaremos por el diario trajín, los avatares de la vida. Sujeta a su condición femenina que la ha ido trasladando por los caminos de una, en su caso, hermosa realidad cotidiana, quedó por momentos alejada de esa vertiente artística que es parte consustancial de su ser. Más que alejada del arte, yo diría descolocada.

Rocío Díaz, de quien les hablo, trianera recriada en la Huelva que a día de hoy más y mejor alimenta el escalafón a lunares –ella es un valor a sumar-, en plenitud de su flamenquería reside en Madrid, donde buscando su centro, tal vez con excesiva modestia y timidez, siendo, como se decía, mujer preparada para la vida moderna, sin querer hacerse notar por otra cosa que la saludable vocación flamenca, ha ido sacando poquito a poco la cabeza.

Fue en una de aquellas noches en que se hizo visible, cuando con un cante por malagueñas nos volvió a demostrar que siempre hay lugar para seguir aprendiendo y oleando –jalear con oles lo que es flamenco-, que nada está sabido y hay un mundo entero por descubrir, que hay futuro y ganas de disfrutarlo.

Como aficionado que me considero, permítanme la inmodestia, les animo a tener la experiencia de echar un ratito de cante con Rocío Díaz, porque sé que van a regocijarse. El flamenco de Rocío Díaz es largo y ancho, porque carece de prejuicios estilísticos y está sobrado de compás; su cante tiene acento y estilo, jipío y quejío.

Rocío Díaz cante

Rocío Díaz, como debe ser, bebe de todas las fuentes potables y no se parece a nadie. Unos cantan lo que saben, otros saben lo que cantan, y hay hasta quien escribe lo que canta, entendiéndolo. Rocío Díaz es un ejemplo. Y si esto que yo digo no es verdad, es que estaré equivocado, pero sin duda apuesto por Rocío, por ayudarla a sortear los contratiempos para que sus planes artísticos coincidan con su vida, por que su deseo se vuelva humo, de fumata blanca: ¡Tenemos cantaora!

Comprar entradas

Si te ha gustado, ¡comparte!
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Deja un comentario

  Acepto la política de privacidad

Información sobre protección de datos:

  • Responsable: Anja Vollhardt
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  • Plazo de conservación de los datos: Hasta que no se solicite su supresión por el interesado.
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: anja@cafeziryab.com.
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies